Terapia de adicción: cómo ayudar a otro

¿Cómo ayudar a alguien a que entre a una terapia de adicción? Normalmente la persona que tiene una adicción sabe que la tiene y piensa en hacer algo para superar su problema. Esto, eso sí, no se lo dice a nadie y, por lo tanto, los seres queridos no se llegan a enterar. Es muy importante que los terceros significativos estén conscientes de esta situación. Así tendrán más esperanza en que es posible lograr que su familiar comience una terapia de adicción.

Los siguientes son testimonios, ya publicados en un artículo en la Revista de Psicología de la Universidad de Chile de pacientes en tratamiento. En los relatos recuerdan cómo era su situación antes de entrar al proceso de recuperación.

Paciente 1

“hay algo aquí que no está cuajando, hay algo aquí que’ […] y entonces cuando llegaba a la casa doblado, con ella, de algún carrete, y al día siguiente no me hablaba [la esposa], y yo decía ‘estoy cagado, nunca más’, estaba bien dos, tres semanas, a la otra semana… otra vez… entonces tú decís…como que no cuaja”

Paciente 2

“ya tenía conciencia, una cierta conciencia, de que estaba mal, de que estaba en algo mal, que mi vida estaba totalmente mal, angustia también que se fue desarrollando en forma ascendente”

Paciente 3

“o sea, uno tiene nociones, tiene nociones que, de que no está haciendo… a ver, lo que pasa es que hay cosas que en la medida que uno se va haciendo más viejo, se van haciendo más patéticas y dan más vergüenza […] a los… veintiséis, veintisiete años, ya no es lo mismo, tú ya no erís tan simpático como cuando teníai veinte años y estabai en esas condiciones, no estai con la misma gente, no estai en el mismo círculo, estai en un círculo más degradante, cachai, más penca y…. y… se ve como más patético”

Paciente 4

“Sí, sí… yo lo tenía súper claro, yo de hecho sentía que tenía un alcoholismo así fuerte, digamos
– yo sabía que estaba metido en algo complicado, sabía que no iba a poder salir solo y tenía la esperanza de poder tener una vida distinta”

Paciente 5

“Eh… bueno, yo desde muy poco tiempo que comencé con la adicción, o primero que nada yo supe que era adicto desde muy temprano, o sea yo no era de las personas que decía que yo salía cuando quería, yo me di cuenta rápidamente de que estaba metido en algo que era complicado y de algo que probablemente iba a necesitar ayuda para salir, por eso había acudido anteriormente a un tratamiento.”

Paciente 6

“a lo que te lleva todo este consumo en los carretes, que siempre es medio sórdido al final de toda la cuestión y de repente llega un punto en que decís ‘estoy mal”

Lo que sucede entonces, es que la persona que está viviendo con una adicción en general sí sabe que está con un problema. Lo lleva en silencio, porque si lo comentara tendría que hacer un cambio al respecto que aún no está dispuesto a hacer. El familiar debe hablarle a la persona que tiene el problema entendiendo que en algún lugar la idea de tratarse sí le hace sentido.

Leer artículo completo en:

revistas.uchile.cl

Temas Nacionales

Drogarse con «Lean»: Jarabe para la tos y el «Purple Drank»

Prevención

Experiencias Internacionales

Tabaco ¿Qué le pasa al cuerpo al dejar de fumar?

Estadísticas