Marihuana y ansiedad: ¿Ataques de pánico por cannabis?

Un cuadro común de observar en el ámbito clínico son las crisis de pánico debido al consumo continuado de marihuana. Dentro de la investigación de las relaciones entre marihuana y ansiedad, muchos estudios han relacionado el uso frecuente de esta droga con el trastorno de pánico. Éste consiste en presentar ataques de pánico imprevistos recurrentes. Por un lado, se ha visto que la marihuana puede exacerbar esta sintomatología en quienes, desde antes del consumo, ya han sufrido crisis de pánico. Y, por otro lado, se observa que el cannabis también es capaz de desencadenar estas crisis por primera vez en ciertas personas. 

Cabe destacar que dichos ataques no necesariamente aparecen al momento mismo del consumo. Más bien, se pueden desencadenar en cualquier momento posterior y como una sintomatología extendida en el tiempo. En el contexto de tratamiento de adicciones, es común observar que, al dejar el consumo, suelen cesar o disminuir estas crisis.

Marihuana y ansiedad: ¿una relación contradictoria?

Es curioso que, en cierto sentido, la marihuana a veces es consumida para  ‘combatir la ansiedad’. Esto es debido a los efectos inmediatos de la marihuana, los cuales van en la línea de la relajación y sedación. Sin embargo, respecto a los efectos a largo plazo de esta droga, existe amplio consenso en que el consumo continuado de cannabis tiende a relacionarse con sintomatología ansiosa. En este contexto, las crisis de pánico destacan como síntoma frecuente.

 ¿Qué es un ataque de pánico? 

Según el manual de trastornos psiquiátricos DSM-V, un ataque de pánico se define como la aparición súbita de miedo o malestar intenso, que alcanza su máxima expresión en minutos. Durante este episodio, se producen al menos 4 de los siguientes síntomas: 

Temas Nacionales

Drogarse con «Lean»: Jarabe para la tos y el «Purple Drank»

Prevención

Experiencias Internacionales

Tabaco ¿Qué le pasa al cuerpo al dejar de fumar?

Estadísticas