Marihuana: ¿hace daño? Síndrome amotivacional

Una discusión común sobre el consumo de marihuana es si ésta produce daño en adultos.

Para abordar este asunto es necesario distinguir entre el uso de marihuana y la adicción. En el caso de la adicción, se han realizado numerosas investigaciones sobre los efectos a largo plazo que provoca el consumo de marihuana. En 1968, David Smith acuñó el por primera vez el término “síndrome amotivacional”, asociado al uso crónico de cannabis. El vínculo con este cuadro es uno de los más citados dentro de los estudios sobre la marihuana, aunque no queda exento de controversias entre profesionales del área.

Desde el siglo pasado, se han realizado numerosas investigaciones sobre los efectos a largo plazo que provoca el consumo de marihuana. En 1968, David Smith acuñó el por primera vez el término “síndrome amotivacional”, asociado al uso crónico de cannabis. El vínculo con este cuadro es uno de los más citados dentro de los estudios sobre la marihuana, aunque no queda exento de controversias entre profesionales del área.

Síndrome amotivacional por consumo de marihuana

En términos generales, esta es una alteración afectiva que se definiría por la disminución o ausencia de motivación para participar en actividades típicamente gratificantes. Así, se puede caracterizar por:

A su vez, se señala que esta sintomatología podría cobrar sentido en vista del correlato neuronal o biológico del consumo de marihuana. El THC interviene al nivel del sistema endocanabinoide, red neuronal muy relevante en el funcionamiento del sistema nervioso. Y, su intervención se localiza afectando a regiones del cerebro que influencian el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, el movimiento y la percepción sensorial y temporal

Discusión y abordaje en el tratamiento

Las investigaciones aún no han determinado por completo si realmente existe una causalidad desde el consumo extendido de marihuana hacia el síndrome amotivacional. Además, algunos mencionan que la imprecisión del cuadro y la dificultad para operacionalizarlo también limitan poder zanjar el consenso. Sin embargo, hay muchas investigaciones cualitativas y cuantitativas, así como círculos clínicos, que enfatizan lo habitual que es este síndrome en consumidores de cannabis. 

Como puede observarse, la sintomatología asociada cursa en una línea muy similar a un cuadro depresivo. En términos de abordaje terapéutico, a veces esto genera una confusión que lleva a tratar a los pacientes como si sólo padecieran una depresión. Sin embargo, muchas veces se observa que, luego de un tiempo de dejar el consumo de marihuana, las personas en tratamiento efectivamente reportan una mejoría en muchos de estos aspectos de su vida.

Smith, D. E. (1968). Acute and chronictoxicity in marijuana, Journal of PsychedelicDrugs, 2, pp. 37-47.

Temas Nacionales

Drogarse con «Lean»: Jarabe para la tos y el «Purple Drank»

Prevención

Experiencias Internacionales

Tabaco ¿Qué le pasa al cuerpo al dejar de fumar?

Estadísticas