La diferencia entre uso, abuso y adicción a sustancias

El consumo de drogas puede darse en distintos grados y con variadas características. Siendo así, se realiza la diferencia entre los términos uso, abuso y adicción. Esta es una distinción bastante esclarecedora respecto al tipo de consumo de sustancias y la realidad de cada caso.

Uso, Abuso y Adicción

«USO»

En primer lugar, por “uso” de drogas se entiende un consumo de cierta sustancia que no produce consecuencias negativas en la persona. Es decir, debido a la cantidad, frecuencia y/o situación propia del consumidor, la ingesta de la droga no trae problemas inmediatos o de ninguna índole para el sujeto y su entorno. Usualmente, un consumo esporádico y controlado cabe en esta categoría.

«ABUSO»

El “abuso” de drogas se define por la presencia de un conjunto de dificultades asociadas al consumo de sustancias. Corresponde a un consumo riesgoso o “desadaptativo”, pues genera deterioro o malestar significativo en áreas vitales de la persona. Por ejemplo, el Manual de Trastornos Mentales DSM-IV definía el abuso como un patrón de consumo donde la droga lleva a una o más de las siguientes consecuencias:

Cabe destacar que la cantidad y frecuencia de consumo no necesariamente fijarían rangos para determinar el abuso de sustancias. Pues, para las distintas personas, diversos niveles de ingesta pueden igualmente acarrear consecuencias negativas como las que se señalan anteriormente.

«ADICCIÓN» O «DEPENDENCIA»

Por último, la “adicción” a una sustancia refiere a un vínculo con la droga en que el individuo ha perdido cierta libertad respecto al consumo. Ingerir la sustancia provoca un estado psíquico y físico que modifica la conducta, en base a un deseo incontrolable por consumir. Así, la adicción implica que la persona prioriza la relación con la sustancia por sobre otras actividades vitales, ya sea por pensar en la droga, buscar, comprar, consumir, recuperarse de sus efectos, etc.

La dependencia física que se da en la adicción significa que el organismo se ha habituado a la presencia de la droga en el cuerpo, lo que desencadena la necesidad biológica de consumir nuevamente. Además, a este nivel se presenta el fenómeno de “síndrome de abstinencia”. Esto es, al dejar el consumo, se desatan síntomas físicos y psíquicos muy indeseados e intensos. Entonces, no sólo se vuelve a consumir por la necesidad de experimentar nuevamente los efectos de la droga, sino también para evitar el malestar de la abstinencia.

En vista de las características de este cuadro, quien ha desarrollado una adicción presenta un gran bloqueo o dificultad para levantar una solicitud de ayuda. Por ello, los familiares o terceros significativos suelen tener un rol muy relevante en la propuesta de iniciar un tratamiento de adicciones.

Temas Nacionales

Drogarse con «Lean»: Jarabe para la tos y el «Purple Drank»

Prevención

Experiencias Internacionales

Tabaco ¿Qué le pasa al cuerpo al dejar de fumar?

Estadísticas