Drogarse con «Lean»: Jarabe para la tos y el «Purple Drank»

En los últimos años, se ha hecho aún más común entre los jóvenes y adolescentes la ingesta de jarabe para la tos como droga recreativa. En bajas dosis, como suele prescribirse, el jarabe no causa daños ni efectos más allá de las ventajas médicas. Pero, en altas dosis, es capaz de generar efectos psicoactivos que serían atractivos para contextos recreativos como las fiestas. Esto ocurre debido a que muchos jarabes contienen «codeína«, un compuesto derivado del opio que actúa como analgésico, sedante y antitusígeno. Las formas en que su consumo se ha hecho popular consisten en:

EFECTOS Y RIESGOS

Esta sustancia opera causando efectos depresores en el sistema nervioso central. Además, cuando el hígado metaboliza la codeína, se transforma en morfina, aunque cobra una cualidad menos potente.

Las causas instantáneas del consumo van desde la relajación por los efectos sedantes (similar a la marihuana), hasta mareos, sensaciones disociativas (como estar “separado del propio cuerpo”), alucinaciones y euforia. Cuando se combina con otras drogas como el alcohol, aumentan las probabilidades de intoxicación. Una sobredosis de tal índole puede provocar desmayos, daños cerebrales irreversibles o causar la muerte por paro respiratorio. Si su consumo abusivo es crónico, pueden haber síntomas más sostenidos en el tiempo como somnolencia, cansancio, desmotivación física, ansiedades, temores y cambios de humor. Además, esta sustancia es capaz de causar adicción.

¿DE DÓNDE VIENE LA PRÁCTICA del jarabe para la tos como droga?

Esta costumbre tiene sus orígenes en los años 60, cuando los músicos de blues bebían Robitussin (jarabe expectorante) con cerveza. Luego, en los 80 y 90’s, se cambió la preparación a la de Purple Drank. Y este trago -así como el uso de codeína como droga en polvo y píldoras- se ha popularizado a través de la cultura musical del hip-hop y el trap. De hecho, han ocurrido varios casos de muerte por sobredosis, dentro de exponentes musicales de estos estilos. Hoy, es común encontrar canciones de trap con frases como “ella se droga con Lean” o “y si traes la codeína”, posiblemente de la mano con el nuevo resurgimiento del fenómeno en ciertos sectores de la población adolescente.  

EN CHILE:

La Ley 20.000 -que regula la circulación de drogas en el país-, mantiene prohibida la venta sin receta médica de los medicamentos que contienen codeína. En el último par de años, se han hecho incautaciones a redes de tráfico de jarabe para la tos, así como a farmacias que vendían estos medicamentos sin receta a menores de edad. A su vez, los adolescentes chilenos comparten cada vez más extendidamente sus experiencias con la droga y tutoriales para preparar Lean, a través de redes sociales. Todo esto, bajo el marco actual en que el consumo de tranquilizantes y fármacos ilegales ha tenido un aumento muy destacable en comparación a otras drogas, protagonizando significativamente los nuevos tipos de adicciones.

Temas Nacionales

Drogarse con «Lean»: Jarabe para la tos y el «Purple Drank»

Prevención

Experiencias Internacionales

Tabaco ¿Qué le pasa al cuerpo al dejar de fumar?

Estadísticas