¿Cuáles son las causas de las adicciones?

La adicción se define como un estado en el que la persona ha perdido gran parte de su libertad respecto al consumo de una sustancia, volviéndose dependiente a ella. Desde el campo de estudio de las toxicomanías y desde quienes padecen de una adicción, junto a sus familiares o cercanos, es común preguntarse sobre cuáles son las causas de las adicciones. En primera instancia, hay consenso en que no sería posible establecer una causa lineal o única, ya que este es un fenómeno multidimensional. Es decir, en la aparición y mantenimiento de una adicción influyen factores biológicos, psicológicos, familiares y sociales.

Sobre este contexto general, se encuentran dos posturas. Por un lado, hay quienes consideran la adicción como un síntoma de otra causa. Por otra parte, se entiende la adicción como un problema primario. Esto deriva en líneas distintas de abordar un tratamiento de adicciones.

1) ADICCIÓN COMO SÍNTOMA DE OTRA CAUSA

Desde la primera perspectiva, se plantea como punto más relevante evaluar y abordar las situaciones “de base” o factores predisponentes que sostienen una drogodependencia.

Se han estudiado posibles causas de las adicciones, entre ellas:

2) ADICCIÓN COMO UN PROBLEMA PRIMARIO

Desde la segunda mirada, el foco principal sería la adicción como problema en sí. Sin desconocer la importancia de los factores situacionales enumerados anteriormente, es clave enfatizar una distinción: aunque dichas razones pueden llevar a la persona a consumir, cuando se desarrolla una adicción, ésta se sostiene por sí misma. Especialmente respecto al tratamiento, en un momento inicial pasarían a segundo plano los factores predisponentes y debería abordarse la adicción primero. En la práctica, se observa que en este orden se puede dar, más efectivamente, paso posterior para tratar las posibles situaciones «de base» sin la interferencia de la drogodependencia.

Esto tiene mucha relación con el curso biológico del fenómeno. Las sustancias adictivas actúan sobre el circuito de recompensa en el cerebro. Al consumir, se secretan oleadas de dopamina, neurotransmisor asociado al placer. Así, se establece un estrecho nexo entre la sustancia y la gratificación inmediata, cuya potencia lleva a la persona a buscar la droga una y otra vez. Esto se refuerza con el fenómeno de tolerancia, que implica la necesidad de ingerir dosis cada vez más altas para conseguir los mismos efectos. Además, siendo dependiente, detener el consumo  causa fuertes síntomas indeseados (síndrome de abstinencia), que impulsan a consumir nuevamente para socavar el malestar.

Temas Nacionales

Drogarse con «Lean»: Jarabe para la tos y el «Purple Drank»

Prevención

Experiencias Internacionales

Tabaco ¿Qué le pasa al cuerpo al dejar de fumar?

Estadísticas