Adicciones y trastornos psiquiátricos: ¿Qué tratar primero?

Patología dual: Adicciones y trastornos psiquiátricos

Frecuentemente ocurre que ciertos pacientes con problemas de adicciones, presentan al mismo tiempo el diagnóstico de otros trastornos psiquiátricos. A esto se le denomina patología dual. Las combinaciones más comunes refieren a depresión, trastornos ansiosos, bipolaridad y algunos trastornos de personalidad. Estos serían simultáneos a una dependencia a sustancias como cocaína, marihuana o alcohol. Se dice que estos pacientes poseen un cuadro clínico de mayor gravedad en cuanto al impacto conductual, biológico, psicológico, social y familiar. Al respecto, existe una controversia entre distintas posturas sobre cómo comprender la naturaleza de la patología dual, así como de qué forma proceder en el tratamiento.

Diagnóstico y discusión

En primer lugar, destaca la falta de certeza sobre cómo se origina esta coexistencia:

En adición a lo anterior, se comenta la gran dificultad para diferenciar claramente desde dónde provienen los síntomas problemáticos: de la adicción o del trastorno. Por ejemplo, el consumo de cocaína tiene un patrón de comportamiento muy similar al trastorno bipolar, en cuanto a las fluctuaciones del ánimo. En este sentido, el Manual de Diagnósticos DSM-V considera dentro de sus criterios que, para diagnosticar ciertas patologías, la sintomatología no puede deberse a los efectos fisiológicos del consumo de una sustancia. Este alcance se realiza en cuanto a trastornos de personalidad, trastornos depresivos, ansiosos, entre otros.

Tratamiento

En términos de tratamiento ante estos casos, hay una veta que propone tratar la adicción como un síntoma de la psicopatología subyacente. Por ende, en primera instancia, se enfocaría en intentar abordar el trastorno que habría de base. Sin embargo, en el espacio terapéutico se observa que esto último difícilmente cobra la efectividad esperada. Pues, en este orden, rara vez se logran subsanar las dificultades agudas que conlleva una adicción.

Mientras se encuentra activa la dependencia a una sustancia, se ve que ésta cobra relevancia por sí misma y es la que sostiene muchos de los problemas que afectan a quienes consultan. Por ello, clínicamente, es más efectivo iniciar el tratamiento comprendiendo la adicción como una patología en sí. Es más, en gran parte de las ocasiones, se observa que cuando se rehabilita de una adicción, se resuelven en buena medida los motivos de consulta. Ciertamente, también puede encontrarse que existe un trastorno mental que afecta a la persona. Pero, incluso para detectar esta condición psiquiátrica, igualmente es conveniente solucionar primero la adicción y luego observar el comportamiento de base sin las interferencias propias de una dependencia.

Temas Nacionales

Drogarse con «Lean»: Jarabe para la tos y el «Purple Drank»

Prevención

Experiencias Internacionales

Tabaco ¿Qué le pasa al cuerpo al dejar de fumar?

Estadísticas